- Desaparecer -

Mi mente conserva imágenes borrosas de este invierno que ya se ha alejado.  Ha sido duro y largo, y ha nevado más de lo habitual.

He tenido que comprarme unas nuevas botas para soportar el frío que calaba mis pies a cada paso que daba y he desaparecido en la nieve, fundiéndome con ella para volver a florecer con la llegada del buen tiempo. He estado algo desaparecida, mi cuerpo y mi mente necesitaban un periodo de letargo. He hibernado con los osos, los zorros y demás animales del bosque, y ahora salgo de la madriguera que tanto cobijo me ha dado.

He estado leyendo, descubriendo, paseando... Llorando he descubierto que no hay mejor sitio que la cama de una madre para descansar durante días y sentir que puedes volver a empezar. Los brazos de un amante sincero que te llevan a sitios dónde sentir la libertad de nuevo. 

¡Qué bien sienta el aire fresco, los nuevos comienzos, los caminos por descubrir y los abrazos de viejos amigos! 

Se fue el invierno y sus largas y frías noches. Bienvenida brisa de verano!