- Refugio -










Los refugios, esos lugares dónde uno se siente en plena paz y libertad. Allí donde nos olvidamos de todo lo demás, y nuestra cabeza empieza a fluir con claridad. 


Yo tengo éstas sensaciones con el olor a patatas estofadas al entrar en casa de mi madre, en un sofá en un rincón del comedor que te arropa al sol después de comer, en unas sábanas recién lavadas. También en un buen libro y una larga lectura que se alarga en la noche. Y, si algún día me pierdo y no soy capaz de encontrarme, bien seguro andaré escondida en algún jardín botánico del mundo, perdida entre las húmedas vitrinas y las grandes vidrieras que dejan pasar el sol a modo de alimento para la flora del lugar. Estos espacios son para mi una especie de santuario, dónde sólo hay lugar para la vida, el agua, los colores y las texturas de las plantas y flores. Es una vuelta al origen que me hace sentir conectada conmigo misma de nuevo. 

Me podrás observar, con mi cámara, detrás de un cristal, con una de esas sonrisas que indican calma y sosiego. Lista para empezar otra vez la lucha que es la vida.