- madre e hija -



Creo que ya lo he dicho alguna otra vez, pero, para mí, una de las cosas más importantes en una casa es la luz que entra por sus ventanas. 


Este fin de semana ha estado de visita mi madre, y hemos tenido sol todo el fin de semana. Que tu hija se vaya a vivir a 1200km de casa es algo que tiene que ser duro para una madre, pero imagino que verme feliz reconforta de grata manera. Ya se sabe, cuando viene tu madre a casa corres a ordenar todas las tazas sucias de café que decoran cada rincón del estudio, a doblar la ropa limpia que se ha ido acumulando y a tener una habitación decente dónde pueda dejar su maleta. Pero esta vez, nada más llegar, se ha sentado en la cama de su habitación prestada y me ha dicho con total serenidad: "Que luz entra en esta casa". 

Y me ha hecho la mujer más feliz del mundo saber que madre e hija damos importancia a los mismos detalles.