- Letters from Sweden #01 -




Lleva tres días lloviendo, el temporal azota las ventanas por las noches y me despierta varias veces.


 Me gusta ver las gotas de lluvia a través de las ventanas de mi estudio, como se deslizan por los cristales, dibujando formas al azar. Estoy tan a gusto en casa, trabajando mientras llueve, que tengo que obligarme a salir a la calle a pasear y estirar las piernas. Hoy ha salido el sol durante diez escasos minutos, y he aprovechado, medio dormida, para cruzar el jardín, salir al buzón y descubrir con entusiasmo que el cartero había pasado por nuestra aldea, dejando un sobre marrón que venía desde la fría Suecia, de las manos de Marta Vargas. Y ha empezado a llover otra vez, y he corrido hasta casa, para que no se mojara el tesoro que tenía entre las manos. Me he preparado un café con leche, y he ido saboreando todo el contenido mientras la lluvia seguía cayendo con fuerza, anticipando ya una jornada casera y pensando en los pedazos de mi hogar que voy a mandar a Suecia en cuanto salga el sol. 

It's been raining for three days, the strong wind hits the windows at night and awakes me from time to time. I like to see the rain through the windows of my studio, while they wash away them, drawing forms randomly. I'm so comfortable working while it rains that I have to force me to walk outside and breathe fresh air. Today the sun appeared only for ten minutes, and I crossed the garden half asleep, went to the mailbox and discovered with a smile that the mailman left a brown letter that came from cold sweden, from Marta Vargas home. And it started raining again, and I've ran into home, protecting my treasure from the rain. I made myself a cup of coffee, and started savoring all the content of the letter, while rain was still strong outside, anticipating a long day at home thinking about what I'm going to send from here to Sweden when the sun appears again.