- Recuerdos de un viaje - Enero 2013 -


Los recuerdos que vamos acumulando de los viajes andados muchas veces se desdibujan con el tiempo. 

Y recordamos sensaciones, anécdotas y personas que nos acompañaron durante unos días, unos meses, un verano. 


Viajar implica descubrir. Cosas de otros lugares, de nosotros mismos y de las personas que nos acompañan. Hay momentos en los viajes que tienen una energía única, y sabemos, que aunque volviéramos a ese sitio no seria lo mismo. Porque nosotros tampoco lo somos, y las experiencias nos habrán cambiado. A mi con las fotografías me pasa algo parecido. Y los paisajes capturados, los retratos hechos antes que salga el sol y las carreteras andadas se van diluyendo poco a poco en mi mente para dar paso a nuevas experiencias y fotografías. 
Éstas fotografías las saqué durante el viaje que hicimos por los Ancares, y son paisajes vistos desde los cristales de la furgoneta dónde dormíamos por la mañana antes que saliera el sol, cada día en un sitio distinto. 

Porque poco importa dónde estés, si estás en buena compañía y con una buena taza de café caliente en las manos.