- Más de lo que esperábamos -






Escucho a Serrat desde que era una niña. Recuerdo bailar con mi madre en el comedor mientras sonaba a todo trapo "Paraules d'Amor" y "Aquellas Pequeñas Cosas", era una especie de ritual de domingo que me encantaba. Ahora disfruto con cintas antiguas que Álvaro y yo hemos escuchado una y otra  vez en el coche y con las que siempre llegamos a la misma conclusión: que nadie es capaz de hacer una buena versión de Serrat...
Hace unos días fuimos al Café Pop Torgal a ver un concierto de Basia Bulat, una cantante canadiense que nos encanta y que ha puesto banda sonora a nuestra relación infinitas veces. Y nos emocionó más de lo que ya esperábamos. Porque escuchar "Tu nombre me sabe a hierba" de la boca de Basia Bulat fue de lo más bonito y sorprendente que hemos vivido en un concierto. Y además ya no podemos decir que es imposible versionar a Serrat: la canadiense, mandolina en mano, demostró todo lo contrario. A alguno, incluso le saltaron las lágrimas.