- La vida en una cabaña -








Bruno LiljeforsBruno L
 Siempre he admirado a Thoreau por su mimetización con la naturaleza y su austera vida en una cabaña de Massachusetts.  Mi trabajo final de carrera se centró en un análisis de los escritos que Leonard Cohen escribió en una idílica isla griega llamada Hydra dónde a día de hoy el transporte principal es el burro, y dónde Cohen pasó largas temporadas a modo de refugio creativo. Hace tiempo leí Cabañas para pensar, un libro interesantísimo sobre el proceso creativo que tiene lugar en las cabañas de distintos artistas. 

Me alegró descubrir que Virginia Wolf y Dylan Thomas pasaron largas temporadas en este tipo de arquitectura íntima. 
Y descubrir herbarios de los lugares dónde vivían. 

Por casualidad he ido a parar a Bullerö, una isla del archipiélago sueco dónde vivió Bruno Liljefors, pintor sueco de finales del s. XIX, especializado en naturaleza. 
He podido entrar en su cocina, pasear por su cabaña, ver su escritorio y oler la madera que impregna toda la construcción; situada en medio de una isla de 2km de largo y 500m de ancho. 
Idílico paraje para crear.