- FELICIDAD CAMPESTRE -


"Al regresar a casa, le propuse que volviéramos por el pinar.
Eran las diez y media en punto, mi reloj iba bien. 
Cuando lo vi detenerse, comprendí que los había visto y me acerqué. 
Cyril y Elsa dormían, tumbados en la pinaza, 
brindando una imagen idílica de felicidad campestre."

Buenos días tristeza, Françoise Sagan